Gran Canaria lidera la creación de un Observatorio Climático para la Macaronesia

La Comisión Europea ha aprobado recientemente el proyecto MAC-Clima en el marco del Programa Interreg-MAC 2014-20. El proyecto, presentado desde el Consejo Insular de Energía, permitirá crear un Observatorio Climático para la Macaronesia que monitorice el cambio climático y que marque las pautas para luchar contra él.

El proyecto Mac-Clima contará con un presupuesto de 1,5 millones de euros para impulsar la creación de un tejido institucional, científico y social en los países de la Macaronesia que permita trabajar de forma coordinada en materia de adaptación y mitigación del cambio climático.

Concretamente, el proyecto trabajará en la promoción y desarrollo de una estrategia conjunta que permita monitorizar de forma coordinada el fenómeno del cambio climático e impulsar la difusión de conocimientos científicos que ayuden a comprender este fenómeno.

Además, fomentará el establecimiento de políticas y medidas de adaptación y mitigación del cambio climático para proteger a las poblaciones humanas, recursos e infraestructuras que puedan verse afectados por desastres naturales derivados de este fenómeno, y se fomentarán y mejorarán los procesos de sensibilización entre los ciudadanos, entidades públicas locales y empresariales del espacio de cooperación.

MAC-Clima, presentado a Europa bajo el nombre de ‘Sistema de observación meteorológica y oceánica como herramienta para el fomento de la resiliencia y adaptación al cambio climático en el espacio de cooperación’, trabajará sobre la base de promover la adaptación al cambio climático y la prevención y gestión de riesgos, a través del fomento de la inversión para abordar riesgos específicos, garantía de resiliencia frente a las catástrofes y desarrollo de sistemas de gestión de catástrofes.

El reto de consolidar una red de observación científica internacional

La idea inicial del proyecto surgió en 2016, tras evaluar la necesidad de implementar un sistema de observación científica en materia oceanográfica y meteorológica sobre los impactos del calentamiento global, y contribuir a diseñar e implementar acciones de adaptación entre la ciudadanía, territorios y sectores productivos.

A pesar de que todos los agentes científicos y administraciones coinciden en la necesidad de establecer políticas conjuntas para hacer frente a estos impactos, que incluyen fenómenos como tormentas tropicales, olas de calor, aumento del nivel del mar, etc., hasta la fecha las investigaciones llevadas a cabo han consistido en trabajos que abordan de forma puntual materias específicas, pero no han estado coordinadas, lo que ha dificultado el establecimiento de políticas de adaptación actualizadas y ajustadas a los territorios.

En ese sentido, MAC-Clima pretende consolidar una red de observación científica internacional en la región para poder definir estrategias coordinadas en el seguimiento climático, tanto atmosférico como oceanográfico. Estas medidas estratégicas se centrarán en el fortalecimiento de la capacidad de resiliencia y preservación de los recursos vitales de las poblaciones de la región, como el abastecimiento de agua, los sectores productivos, las infraestructuras costeras frente al incremento del nivel del mar, la salud pública, la biodiversidad y otros muchos ámbitos en los que se prevén alteraciones como consecuencia del cambio climático.

Los diagnósticos que resulten de esa observación permitirán proponer políticas de adaptación y mitigación a este fenómeno en todos los territorios que pueden verse afectados por este tipo de desastres.

El proyecto fomentará asimismo la participación y el conocimiento de la ciudadanía sobre los riesgos e impactos ocasionados por el calentamiento global en el espacio de cooperación.

Aunque su ámbito de actuación es el archipiélago canario, aunque con especial énfasis a las islas de Gran Canaria, Tenerife, Lanzarote y El Hierro; los archipiélagos de Madeira y Cabo Verde y los dos terceros países continentales del programa, Senegal y Mauritania, los efectos del cambio climático son globales.

Por esa razón, aunque las acciones previstas en el proyecto se desarrollarán en el espacio de cooperación, también conllevarán ciertos impacto positivo a nivel mundial.

En ese sentido, los principales beneficiarios directos del proyecto son las poblaciones del espacio de cooperación, en total unos 23 millones de habitantes aproximadamente, ya que el objetivo último de esta iniciativa es potenciar la resiliencia de las poblaciones humanas del ámbito costero y del interior frente a fenómenos meteorológicos adversos, y proteger los sectores productivos, infraestructuras energéticas, hídricas y de tratamiento de residuos, la biodiversidad y la salud pública frente a nuevas enfermedades.

Por otro lado, el número de beneficiarios real tendría que contemplar aquellos beneficiarios indirectos como son las poblaciones externas que dependen de economías que tienen nexos de conexión con las producciones locales de toda la región o los flujos turísticos; especialmente en este último caso, ya que dentro del proyecto se desarrollarán acciones específicas para ellos.

Cooperación institucional

El proyecto se enmarca en las líneas estratégicas del Cabildo de Gran Canaria que tiene la vocación de liderar la lucha contra el calentamiento global y de compartir buenas prácticas en este ámbito.

El MAC-Clima implica un alto grado de cooperación entre los Cabildos de Gran Canaria, El Hierro, Lanzarote y Tenerife, institutos de investigación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) como el TYDES e IOCAG, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) y el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC).

Liderado por el Ente Público Empresarial Consejo Insular de la Energía de Gran Canaria, en MAC-Clima también participan como miembros beneficiarios la Secretaría Regional de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Madeira, la Agencia Regional para el Desarrollo de la Investigación, Tecnología e Innovación de Madeira (ARDITI), lo que sin duda contribuirá a mejorar la adaptación de la región macaronésica al cambio climático.

El Consejo Insular de la Energía ya tiene cierta experiencia de relevancia para este proyecto, ya que ha sido nombrado Coordinador territorial en Gran Canaria del Pacto de los Alcaldes de la Unión Europea. En calidad de Coordinador Territorial del Pacto, el CIEGC ha adquirido el compromiso de apoyar y fomentar que los ayuntamientos de la Isla se adhieran a dicho Pacto y por ello ofrece orientación estratégica y apoyo técnico, económico y político a los municipios firmantes, sobre todo a aquellos municipios que carecen de las capacidades o recursos para satisfacer los requisitos, preparación y ejecución de un Plan de Acción para la Energía Sostenible.

Asimismo, en los últimos meses ha realizado acciones específicas para la concienciación, adaptación y mitigación del cambio climático, entre ellas cabe destacar su participación en las ‘Jornadas ACEQUIA: Cambio Climático, sequía y usos del agua en Gran Canaria’, el proyecto ‘Diagnóstico de Riesgos y Vulnerabilidades y Adaptación al Cambio Climático en la isla de Gran Canaria’ con la Fundación Biodiversidad y el Ministerio para la Transición Ecológica o el ‘Encuentro archipiélago y océano: Repercusión del cambio climático en los territorios insulares’.

Compartir: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn